Hora en Ecuador:
Martes 05 de Julio del 2022
Cuenca:
NY:
Gracias por preferirnos, somos radio, prensa y televisión al servicio de todo el mundo... Con usted sobrepasamos 17 millones ciento trece mil visitas!!!
1
7
1
3
2
1
6
6
visitas

Renunció un diplomático ruso en la ONU por la invasión a Ucrania: “Nunca he estado tan avergonzado de mi país”

Inicio > Internacionales > Detalles
Renunció un diplomático ruso en la ONU por la invasión a Ucrania: “Nunca he estado tan avergonzado de mi país”

Un asesor diplomático de la misión de Rusia ante la ONU presentó este lunes su renuncia con una contundente carta en la que expresó su rechazo a la invasión a Ucrania. Es el funcionario del servicio exterior de mayor rango en presentar su oposición a la guerra.

Durante veinte años de mi carrera diplomática he visto diferentes giros de nuestra política exterior, pero nunca me he sentido tan avergonzado de mi país como el 24 de febrero de este año”, escribió Boris Bondarev, en alusión a la fecha de la invasión rusa, en una carta dirigida al embajador Gennady Gatilov y publicada en su perfil de LinkedIn, red social laboral que está vetada en su país.

 

La dimisión supone una rara -si no inédita- admisión pública de descontento sobre la guerra de Rusia en Ucrania entre el cuerpo diplomático ruso, en un momento en el que el gobierno de Putin ha tratado de reprimir la disidencia sobre la invasión y ha intentado acallar las narrativas contradictorias de la línea gubernamental sobre cómo se está desarrollando la “operación militar especial”, como se conoce oficialmente en Rusia.

Es intolerable lo que mi gobierno está haciendo ahora, dijo Bondarev a la AP. “Como funcionario, tengo que cargar con una parte de la responsabilidad por ello, y no quiero hacerlo”. Bondarev dijo que aún no había recibido ninguna reacción de los funcionarios rusos, pero añadió: “¿Me preocupa la posible reacción de Moscú? Me tiene que preocupar”.

El embajador Gennady Gatilov recibió la renuncia del asesor (Reuters)El embajador Gennady Gatilov recibió la renuncia del asesor (Reuters)

Preguntado por si algunos colegas pensaban lo mismo, añadió: “No todos los diplomáticos rusos son belicistas. Son razonables, pero tienen que mantener la boca cerrada”. Sugirió que su caso podría convertirse en un ejemplo. “Si mi caso es procesado, entonces si otras personas quieren seguir, no lo harían”, sugirió.

En su declaración en inglés, que dijo haber enviado por correo electrónico a unos 40 diplomáticos y otras personas, Bondarev dijo que los que concibieron la guerra sólo quieren una cosa: permanecer en el poder para siempre, vivir en pomposos palacios de mal gusto, navegar en yates comparables en tonelaje y coste a toda la Armada rusa, disfrutando de un poder ilimitado y una impunidad total”.

Arremetió contra las crecientes “mentiras y falta de profesionalidad” en el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso y apuntó especialmente al ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, de quien dijo que en “18 años pasó de ser un intelectual profesional y educado... a una persona que emite constantemente declaraciones contradictorias y amenaza al mundo (es decir, también a Rusia) con armas nucleares”.

“Hoy, el Ministerio de Asuntos Exteriores no se ocupa de la diplomacia. Se trata de belicismo, mentiras y odio”.

Bondarev dijo a la AP que no tenía planes de abandonar Ginebra.

Hiller Neuer, director ejecutivo del grupo de defensa U.N. Watch, dijo que Bondarev “es un héroe”.

“Bondarev debería ser invitado a hablar en Davos esta semana”, añadió, “y Estados Unidos, el Reino Unido y la UE deberían liderar el mundo libre en la creación de un programa para animar a más diplomáticos rusos a seguir y desertar, proporcionando protección, seguridad financiera y reasentamiento para los diplomáticos y sus familias.”

Boris BondarevBoris Bondarev

La carta de renuncia

Mi nombre es Boris Bondarev, en el MAE de Rusia desde 2002, desde 2019 hasta ahora - Consejero de la Misión de Rusia ante la Oficina de la ONU en Ginebra.

Durante veinte años de mi carrera diplomática he visto diferentes giros de nuestra política exterior, pero nunca he estado tan avergonzado de mi país como el 24 de febrero de este año.

La guerra agresiva desatada por Putin contra Ucrania, y de hecho contra todo el mundo occidental, no sólo es un crimen contra el pueblo ucraniano, sino también, quizás, el más grave crimen contra el pueblo de Rusia, con una audaz letra Z que tacha todas las esperanzas y perspectivas de una sociedad libre y próspera en nuestro país.

Los que concibieron esta guerra sólo quieren una cosa: permanecer en el poder para siempre, vivir en pomposos palacios de mal gusto, navegar en yates comparables en tonelaje y coste a toda la Armada rusa, disfrutando de un poder ilimitado y una impunidad total. Para conseguirlo están dispuestos a sacrificar tantas vidas como sea necesario. Miles de rusos y ucranianos ya han muerto sólo por esto.

Lamento admitir que durante todos estos veinte años el nivel de mentiras y de falta de profesionalidad en el trabajo del Ministerio de Asuntos Exteriores ha ido en aumento.

Sin embargo, en los últimos años, esto se ha vuelto simplemente catastrófico. En lugar de información imparcial, análisis imparciales y previsiones sobrias, hay clichés propagandísticos en el espíritu de los periódicos soviéticos de los años 30. Se ha construido un sistema que se engaña a sí mismo.

El ministro Lavrov es una buena ilustración de la degradación de este sistema. En 18 años, pasó de ser un intelectual profesional y culto, al que muchos de mis colegas tenían en tan alta estima, a una persona que emite constantemente declaraciones contradictorias y amenaza al mundo (es decir, también a Rusia) con armas nucleares.

En la actualidad, el Ministerio de Asuntos Exteriores no se ocupa de la diplomacia. Se trata de belicismo, mentiras y odio. Sirve a los intereses de unos pocos, los muy pocos, contribuyendo así a un mayor aislamiento y degradación de mi país.

Rusia ya no tiene aliados, y no hay que culpar a nadie más que a su política imprudente y mal concebida.

Estudié para ser diplomático y lo he sido durante veinte años. El Ministerio se ha convertido en mi hogar y mi familia. Pero sencillamente no puedo seguir compartiendo esta ignominia sangrienta, ingeniosa y absolutamente innecesaria.

Noticias de Interes